Matrimonio Civil en Chile: Requisitos, costos y pasos

Matrimonio civil en Chile

El matrimonio civil es un paso significativo y emocionante en la vida de una pareja. En Chile, el proceso es accesible y está bien establecido, pero requiere una comprensión clara de los requisitos, documentación, costos y procedimientos legales involucrados.

En este artículo, les ofreceremos una guía completa sobre cómo dar este importante paso. Cubriremos todo lo que necesitan saber sobre el proceso de matrimonio civil en Chile, desde la reserva de hora en el Registro Civil hasta la elección del régimen matrimonial, incluyendo los costos asociados y las leyes relevantes.

Nuestro objetivo es proporcionarles una hoja de ruta detallada que les ayude a navegar este proceso con confianza y claridad, asegurando que puedan enfocarse en lo que realmente importa: celebrar su amor y compromiso.

Requisitos matrimonio civil

La legislación chilena que regula el matrimonio civil, específicamente la ley 19.947 y estipula los siguientes requisitos para poder casarse por el civil en Chile:

  1. Mayoría de edad: Ambos contrayentes deben haber alcanzado los 18 años de edad, lo cual se considera la mayoría de edad en Chile.
  2. Testigos: Es necesario contar con la presencia de testigos hábiles durante la ceremonia del matrimonio civil.
  3. Estado civil: Los contrayentes deben estar solteros en el momento de contraer matrimonio, sin estar vinculados por otro matrimonio anterior.
  4. Sin Acuerdo de Unión Civil: No deben tener un Acuerdo de Unión Civil vigente con una tercera persona. Sin embargo, si ambos contrayentes tienen entre ellos un Acuerdo de Unión Civil, pueden casarse sin necesidad de disolver dicho acuerdo previamente.

Documentación

Para formalizar la reserva del matrimonio civil, ya sea de forma presencial o digital, uno de los futuros cónyuges deberá presentar su cédula de identidad actualizada o el pasaporte o DNI, dependiendo de su nacionalidad.

Durante el proceso de reserva, ya sea que se realice en una oficina o a través de la plataforma en línea del Registro Civil, les solicitarán también los datos de ambos contrayentes.

Esta información incluye sus nombres completos, nacionalidades, números de identificación —ya sea la cédula de identidad para chilenos o, para extranjeros, el documento de identidad de su país de origen o pasaporte si se encuentran con visa de turista—, las fechas de nacimiento, direcciones residenciales, ocupaciones actuales y un número de contacto.

Además, es requisito presentar la información de al menos dos testigos. Es fundamental que los datos proporcionados de los testigos estén actualizados para evitar inconvenientes durante el proceso.

En caso de que la pareja opte por una ceremonia de matrimonio civil que se realice fuera de las dependencias del Registro Civil, como puede ser en un domicilio particular o en un lugar de eventos, deberán especificar claramente la dirección exacta donde se llevará a cabo la celebración.

Esta flexibilidad permite a las parejas personalizar su ceremonia, haciéndola aún más significativa y acorde a sus deseos.

Sobre los testigos

Los testigos deben ser al menos 2 y deben ser además mayores de edad. Estos testigos pueden ser familiares de los contrayentes o no, y su función es validar la ceremonia.

¿Cuánto cuesta casarse por el civil?

El costo de celebrar un matrimonio civil en Chile puede variar considerablemente dependiendo de varios factores, entre los que se incluyen la ubicación y el horario de la ceremonia.

  • Matrimonio civil en el registro civil (horario laboral): $1.830
  • Matrimonio civil a domicilio (horario laboral): $21.680
  • Matrimonio civil a domicilio (fuera de horario laboral): $32.520

Para un matrimonio que se celebre en las dependencias del Registro Civil durante el horario laboral, los contrayentes deberán pagar la suma de $1.830, que corresponde al precio de la libreta de matrimonio.

Si la pareja elige casarse fuera de las instalaciones del Registro Civil, en horario laboral como puede ser en su domicilio particular o en un centro de eventos, el costo aumenta a $21.680.

Por otro lado, si la ceremonia se organiza fuera del registro civil y fuera del horario laboral, el precio se incrementa a $32.520.

Es importante tener en cuenta que además de estos costos básicos, las parejas que deseen establecer acuerdos prenupciales mediante las capitulaciones matrimoniales, que definen el régimen patrimonial del matrimonio, enfrentarán un gasto adicional.

Este trámite tiene un valor aproximado de $4.500 y puede realizarse antes o durante la celebración del matrimonio. Estos costos son referenciales y sujetos a las tarifas vigentes, que deben ser confirmadas con el Registro Civil.

Pasos para casarse por el civil

Revisa a continuación todos los pasos que debes seguir para poder contraer matrimonio civil en Chile.

Pedir hora en el Registro Civil

Para iniciar el proceso de matrimonio civil, las parejas deben reservar una hora en el Registro Civil. Esto se puede hacer de manera presencial en cualquiera de las oficinas a lo largo del país o en línea a través del sitio web oficial www.registrocivil.cl.

Si lo hacen online, deben dirigirse a la sección “Servicios en línea”, seleccionar la opción “Reservar hora”, luego “Iniciar trámite” y finalmente escoger “Matrimonio”.

Una vez en la sección correspondiente a la “Ceremonia matrimonio civil”, se les solicitará completar información específica, como la región y comuna de preferencia, así como la fecha a partir de la cual buscan agendar la ceremonia.

A continuación, el sistema mostrará un listado de fechas disponibles en la comuna seleccionada, incluyendo las opciones en otras comunas si así lo desean.

Es importante que elijan una fecha que se ajuste a sus planes, teniendo en cuenta que la reserva para la manifestación de intención de matrimonio y la celebración del mismo puede realizarse para el mismo día o en días diferentes, siempre y cuando no exceda el límite de 90 días entre una y otra.

Cabe destacar que la programación de citas en el Registro Civil está disponible hasta con un año de antelación, tanto de manera presencial como en línea, facilitando así la planificación anticipada del evento.

Cursos de preparación

Para aquellos interesados, el Registro Civil ofrece cursos de preparación matrimonial gratuitos que, si bien no son obligatorios, están diseñados para profundizar en la comprensión y significado del compromiso matrimonial.

Estos cursos están disponibles en línea y se enfocan en fortalecer la seriedad y el consentimiento informado sobre los deberes y derechos implicados en el matrimonio.

Para inscribirse, las parejas deben visitar el sitio web del Registro Civil, acceder a la sección “Servicios en línea” y seleccionar la opción “Cursos preparación matrimonio”.

Durante el proceso de inscripción, se solicitará el RUT y la Clave Única de los participantes, junto con otros datos personales necesarios para completar el registro en estos cursos, los cuales son ofrecidos de manera gratuita.

Estos programas educativos están diseñados no solo para reforzar el entendimiento del matrimonio desde una perspectiva legal y civil, sino también para promover una reflexión sobre la importancia del consentimiento libre y consciente entre los contrayentes.

Además de ser impartidos por el Registro Civil, ciertas entidades religiosas reconocidas legalmente y con personalidad jurídica de derecho público también pueden ofrecer estos cursos, siempre que estén autorizadas conforme a las disposiciones del Código Civil chileno.

Pasos previos a la ceremonia

Antes de la ceremonia, los futuros cónyuges deben realizar la “manifestación”.

¿Qué es la manifestación? Es un requisito esencial previo a la realización del matrimonio civil, efectuada en las instalaciones del Registro Civil.

Durante este procedimiento, los futuros esposos deben expresar, ya sea por escrito, oralmente o mediante lenguaje de señas, su decisión de unirse en matrimonio frente a un oficial civil.

Este acto se lleva a cabo en la presencia de dos testigos, quienes tienen la responsabilidad de asegurar y declarar que no existen impedimentos legales o restricciones que impidan la unión matrimonial de la pareja, cumpliendo así con los requisitos estipulados para el matrimonio civil en el país.

La manifestación puede realizarse el mismo día del matrimonio civil o en diferentes distintos días, pero lo importante es que no pueden pasar más de 90 días entre ambos eventos.

La ceremonia civil

Una vez realizados todos los pasos previos, llega la hora de la ceremonia civil. Esta ceremonia puede ser oficiada por cualquier oficial civil, sin importar el lugar de residencia de los novios, siempre que se haya completado la manifestación de matrimonio con antelación.

Durante el evento, la pareja debe estar acompañada por dos testigos mayores de 18 años, preferiblemente aquellos que participaron en la manifestación.

La ceremonia comienza con una introducción por parte del oficial civil, quien resalta la significancia del compromiso matrimonial. A continuación, se procede a la lectura de artículos selectos del Código Civil chileno que abordan los derechos y responsabilidades de los cónyuges, específicamente los artículos 102, 131, 133 y 134, que son fundamentales para entender la naturaleza del contrato matrimonial.

El momento central de la ceremonia es el consentimiento expresado por los novios, quienes deben declarar su acuerdo en casarse claramente ante el oficial y los testigos presentes. Aunque el intercambio de anillos es una tradición común en muchas ceremonias de matrimonio, en el contexto civil chileno, este acto tiene un carácter simbólico y es completamente opcional.

Para concluir, se firma la documentación oficial, lo que certifica legalmente la realización del matrimonio bajo las leyes chilenas.

Este acto se formaliza con la entrega de la libreta de matrimonio a la pareja, un documento que simboliza el inicio de su vida conjunta en el marco legal.

Regímenes matrimonionales en Chile

En el marco legal chileno, las parejas que desean contraer matrimonio se enfrentan a la elección de uno de los tres regímenes matrimoniales disponibles antes o en el mismo acto del casamiento. Estos regímenes son:

  1. Sociedad Conyugal: En este régimen, se forma un solo patrimonio común entre ambos cónyuges. Tradicionalmente, este patrimonio es administrado por el marido, aunque esto puede estar sujeto a los acuerdos mutuos de la pareja y a las leyes vigentes sobre igualdad de género y gestión de bienes.
  2. Separación de Bienes: Aquí, cada cónyuge mantiene la administración independiente de su propio patrimonio, tanto de los bienes adquiridos previamente como de los que se obtengan después del matrimonio.
  3. Participación en los Gananciales: En este régimen, cada uno de los cónyuges también administra su patrimonio de manera individual. No obstante, en caso de disolución del matrimonio, se procede a una compensación económica por parte del cónyuge que haya incrementado en mayor medida su patrimonio durante el matrimonio hacia el otro cónyuge.

La elección de régimen matrimonial es una decisión que debe alinearse con las expectativas y proyecciones futuras de la pareja, ya que cada uno tiene implicaciones legales y financieras distintas.

Es crucial señalar que, si no se elige un régimen específico antes o durante la celebración del matrimonio, por defecto se aplicará la Sociedad Conyugal. Sin embargo, cabe la posibilidad de cambiar a un régimen de Separación de Bienes o de Participación en los Gananciales más adelante, siguiendo los procedimientos legales correspondientes.

Ley de matrimonio igualitario

La normativa matrimonial en Chile ha experimentado cambios significativos con la promulgación de la Ley de Matrimonio Igualitario, que fue publicada en el Diario Oficial el 10 de diciembre de 2021 y entró en vigencia el 10 de marzo de 2022.

Esta ley representa un hito histórico al otorgar a las parejas del mismo sexo los mismos derechos al matrimonio civil que las parejas heterosexuales, marcando un avance en la igualdad de derechos matrimoniales en el país.

Con la nueva ley, se concede reconocimiento legal a las familias homoparentales, tanto en el aspecto filiativo como en el patrimonial. Esto significa que las parejas del mismo sexo pueden optar por establecer un régimen patrimonial de Separación de Bienes o de Participación en los Gananciales, de la misma manera que las parejas heterosexuales.

Además, se ha reformado el lenguaje utilizado en la legislación, eliminando términos específicos de género como “marido” o “mujer” en favor de la palabra neutra “cónyuge”, y reemplazando “padre o madre” por “progenitor”, en un esfuerzo por reflejar una estructura familiar más inclusiva.

La ley también valida y reconoce en Chile los matrimonios igualitarios que se hayan celebrado en el extranjero, garantizando así los mismos derechos y reconocimientos a todas las parejas, independientemente de dónde hayan contraído matrimonio.

Estas modificaciones legales confirman el compromiso de Chile con el respeto y la igualdad de derechos para toda la población, incluyendo a la comunidad LGBTIQ+.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *